Historia del APS

La Associació de Pesca Submarina de Barcelona (APS) es el club decano de esta modalidad deportiva en España y una de las entidades pioneras en Europa consagradas a las actividades subacuáticas y a la pesca submarina en particular.

Las costas francesas mediterráneas no fueron el único lugar de origen de la pesca submarina, pero muy probablemente son el lugar de Europa donde mejor se conoce su historia. En nuestras aguas, nos ha quedado el relato del Dr. J.E. Sala Matas, que le vio pescar en aguas de L’Estartit provisto de lentes binoculares Fernez y un arpón sujeto en el extremo de una caña de bambú de dos metros, para creer en la existencia de un mítico personaje, el japonés Tokumori que estuvo en Barcelona con motivo de la Exposición Internacional de 1929. Los trágicos acontecimientos de la Guerra Civil española (1936-1939) explican un leve retraso en su consolidación en nuestro país. Por obvias razones geográficas, Cataluña fue la puerta de entrada: los primeros pescadores submarinos catalanes mantenían relaciones y adquirían sus equipos en el país vecino, caso de los jugadores de waterpolo del Club Natación Barcelona con sus colegas de Perpinyà, de donde proceden los primeros fusiles utilizados en nuestras aguas. Corrían los años iniciales de la década de los cuarenta y entre los pioneros hay que recordar entre otros, a Detrell, Gimbernat, Monjo, Foret, Martí, Sistaré i Burcet.

A resultas de una convocatoria pública efectuada por el periodista Carlos Pardo en las páginas de El Mundo Deportivo, dirigida a todos los pescadores submarinos catalanes, y de posteriores reuniones, en abril de 1946 nació la Associació de Pesca Submarina de Barcelona. Contaba inicialmente con treinta y cinco socios y un año y medio después eran más de doscientos. Sus primeros presidentes fueron Antonio María Puig, Marcel Foret y Sebastián Vergoñós. Su primer local social fue el de la Federación Catalana de Natación, en la plaza Catalunya, trasladándose más tarde a la calle Bruc, 94 y posteriormente a la calle Provença, 284. En la actualidad, la sede del APS se encuentra en la calle Aragón, 559.

Las correrías de los pescadores de la APS por todo el litoral peninsular e insular contribuyeron a una rapidísima difusión de nuestro deporte.

Las correrías de los pescadores de la APS por todo el litoral peninsular e insular contribuyeron a una rapidísima difusión de nuestro deporte y nuestro club pronto tuvo asociados por toda la geografía española y contribuyó, directamente en algunos casos como el del Club Lube en las islas Baleares, a la creación de otras entidades deportivas. El APS mantenía cordiales e intensas relaciones con pescadores franceses como Dounkan, Isy Schwart o Foucher-Créteau y, entre sus socios más ilustres, se encontraba el bretón Gérard Guignet que, años más tarde, en 1954 había de obtener el récord mundial de inmersión a pulmón libre a -30 metros.

Eran los tiempos heroicos de los gogglers. El APS editaba un boletín informativo con una periodicidad inicial mensual, organizaba concursos y exhibiciones y se preocupaba por el desarrollo legal y normativo de la competición. En 1949 se elaboró la reglamentación que regía la Primera Copa Tritón que, hasta que empezaron a organizarse los campeonatos de España, consagraba al mejor pescador español. La pesca submarina atraía la curiosidad de intelectuales como Jean Cocteau o Salvador Dalí, comenzaba a llegar al gran público y contribuía a su difusión que la practicasen personajes populares tan dispares como Raniero de Mónaco, el actor Gary Cooper, el cómico y actores de revistas musicales Franz Johann o el portero del Valencia Eizaguirre. El 1948 un socio del club, Amadeo Travé, publicaba Caza submarina, el primer manual en lengua castellana.

Durante los años cincuenta, el APS contribuyó decisivamente al desarrollo de nuestro deporte afianzando las competiciones y, desde 1955 y 1956, respectivamente, se hizo cargo de la organización de los campeonatos de Catalunya y España. Además, sus pescadores protagonizaron junto a los mallorquines los primeros éxitos en la competición internacional, entre ellos, el II Campeonato del Mundo (Malta, 1959), en el que participaron José Noguera y Rosendo Valls.

El APS desarrolla una actividad incansable básicamente en dos frentes: la divulgación de nuestro deporte y la competición.

En el seno del APS, nació en 1953 el CRIS, Centro de Recuperación e Investigaciones Subacuáticas, y en 1960 organizaban conjuntamente el I Congreso Mundial de Actividades Subacuáticas (Barcelona, 7-13 de marzo). Años más tarde, ya entrados los sesenta, el CRIS proseguiría su camino de forma independiente fomentando el escafandrista, mientras el APS permanecería fiel a la apnea.

A lo largo de esta década y de la siguiente se asiste a la consolidación institucional de las actividades subacuáticas, proceso en el que los directivos surgidos del APS jugaron -como lo hacen actualmente- un papel decisivo. Así, Sebastián Vergoñós fue miembro de la CMAS, Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas, desde su fundación en 1959; y Luis María Puyó y Francisco Sánchez Madriguera fueron los primeros presidentes de la Federación Española y Catalana de Actividades Subacuáticas creadas en 1966.

El APS desarrolla una actividad incansable básicamente en dos frentes: la divulgación de nuestro deporte y la competición. En el primero, por ejemplo, desde 1961 se organizan los cursos de iniciación a la pesca submarina y la apnea; desde 1963 los coloquios internacionales de Cine Submarino; desde 1968, concursos de Fotografía Submarina y este mismo año una competición de Habilidad Subacuática a pulmón libre; el Dr. Juan E. Sala Matas publica Caza Submarina (Editorial Sintes, Barcelona, 1965), excelente manual, sensible a los temas médicos y de seguridad.

Este tipo de actuaciones prosiguen en la actualidad, promoviendo junto a la pesca submarina otras actividades, siempre con el denominador común de una filosofía general: el acercamiento al gran azul en apnea.

La preocupación por la ética deportiva y la conservación de la naturaleza no es nueva en la trayectoria de nuestro club.

Consciente ante los graves problemas medioambientales y el poder mediático de ciertos círculos pseudoecologistas animalistas, el APS por definición programática y estatutaria (Estatutos 1992, según Decreto 145/1991 y las directrices de la Secretaría General del Deporte de la Generalitat de Catalunya) asume su objetivo de difundir y proteger la pesca submarina, explicando sus características e incidencia y denunciando las causas de la degradación del mar, de garantizar a sus asociados los medios y los conocimientos necesarios para disfrutar de nuestro deporte con el mínimo riesgo y de inculcar en sus pescadores el respeto al mar y a la normativa legal. Un buen ejemplo fue la enérgica campaña desplegada por nuestro club con motivo de la prohibición del Campeonato del Mundo que debía haberse celebrado en el Cap de Creus en 1992. Esta preocupación por la ética deportiva y la conservación de la naturaleza no es nueva en la trayectoria de nuestro club, como prueba el hecho que fueran el APS y el CRIS quienes promovieran -y no sin polémica, es cierto- la prohibición de la pesca submarina con escafandra.

El APS se enorgullece de ser la entidad decana de nuestro deporte y de haber sido madre generosa de casi todo.

En segundo, es decir, en el competitivo, el APS organiza en la actualidad varias pruebas del calendario federativo. Nuestros deportistas han estado en primera línea desde los comienzos y a lo largo de los años sesenta, setenta, ochenta y noventa siguen liderando competiciones (Noguera, Sadurní, Florit, Barragán, Fernández, Sánchez Madriguera, Admetlla, Melchor, Samper, Turró, Gordo, Murall, Roig, Pérez, Grau, Chias, Picón, Terradas, etc.).

El APS se enorgullece de ser la entidad decana de nuestro deporte y de haber sido madre generosa de casi todo: los mejores deportistas y también los dirigentes. Actualmente, personas formadas en su seno nutren los cuadros de FEDAS y de la CMAS.

Cerca de cumplir 70 años de historia, el APS mira al futuro con ilusión y esperanza.